domingo, 9 de junio de 2013

Reunión de pastores...

Años hacía ya que no se veían las caras, en parte porque las caras del resto del escuadrón les recordaba a cada uno de ellos cosas que no querían tener en mente. No es que fuera algo traumático, como cuentan algunos excombatientes, pero es complicado tirar de anecdotario cuando todas las historias empiezan con "Y la vez que matamos a tres...", "¿Os acordáis el bombardeo sobre...?" o "¿Cómo se llamaba aquél que murió en...?" por muy entrenada que esté la mente (al menos si lo que se pretende es echar un dominguito tranquilo y no hacer una terapia de grupo). El caso es que hacía ya 50 años desde que aplastaron a hijos de otras madres distintas a las suyas, codo con codo tanto ellos como los otros ellos, sin más acritud que la patria y el mando de un superior. Tan señalada fecha merecía ser celebrada, así que, lo que son las nuevas tecnologías, surgió como de la nada la idea de reunirse a comer, a pasar el día juntos, y crearon un grupito de WhatsApp para tal fin.
En realidad daba igual quién fue el que dio el primer paso y creó el grupo, además ninguno de ellos se llevaba tan bien con el móvil como para mirarlo, pero todo fue rodado. Todos estaban de acuerdo en ir al campo del que en otro tiempo fuera el abanderado, todos mostraron su conformidad con la idea de ir vestidos con el traje de gala militar y ninguno de ellos dudó en ningún momento que lo que comerían serían platos tradicionales, comida de la de verdad, de la de toda la vida.
Aquella mañana, uno bromeaba con el tamaño de la butifarra que acababa de comprar, otro hacía alharacas de lo fresco de sus frutas, otro que se decía buen pescador no paraba de decir que llevaría la captura del día aunque fuera menester llevarla en un tráiler, etc. Por eso pasó desapercibido el mensaje del pobre hombre, el más veterano del grupo entero, que parecía estar diciendo que llevaría avíos para hacer una paella, cuando en realidad al decir "SOS" a lo que se refería es a que cuatro descendientes de aquellos hijos de otras madres (con muy mal perder, todo sea dicho de paso), lo tenían acorralado, palos en ristre, en el párking del outlet de un supermercado y a que no le vendrían mal refuerzos.



P.D: Algo como esto es lo que llevaba meses queriendo escribir, sea mejor o peor, esté mejor o peor redactado, pero algo como esto es lo que necesitaba.

"¿A que si fumas de boca no se te sube nada? Pues lo mismo pienso yo de las felaciones."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada