domingo, 3 de febrero de 2013

Crónicas dublinesas (II)

Un dios existiendo,
el mensaje secreto
de tus pezones
leídos en Braille,
la llamarada canela de las sogas
que ahorcan una erección
y que tristes
sonríen,
leen,
recorren Baggot,
dicen adiós
sin ganas,
callan a viva voz
y asesinan,
asesinan lo que más,
cada intención.


P.D: Yo a lo mío.

"No tienes carne para tanto morbo."



No hay comentarios:

Publicar un comentario