miércoles, 6 de febrero de 2013

Corgao

Se te escapan un par de mechones del gorro de lana y de ahí cuelga todo. Y todo son las paredes, las aceras, los coches y las ventanas con todas las vidas que en la pantalla de sus cristales se dejan espiar. Todo es el mundo que entero y pleno cuelga de tu pelo y a veces se balancea un poco. Es por eso que a veces me mareo con el vaivén y me quedo paralizado por lo incierto que se presenta el camino que pende de tus labios. Yo, que nunca me he quedado sin palabras y que las derrocho a diario como si no costaran dinero, pierdo el hilo de mis pensamientos cuando veo al Universo arreguindarse de tu pelo, y más cuando no lo veo, y más aún cuando lo tengo delante, y más aún cuando no lo tengo.
Reconozco que estoy muerto de miedo porque temo que cualquier día te vas a ir y te vas a llevar los dichosos mechones y vas a dejar caer el mundo al suelo y se van a romper los edificios y las carreteras y las puertas y las escaleras bajarán por fin en un estrepitoso descanso y yo no podré evitarlo de ninguna forma porque estoy mareado y paralizado y nunca supe escribirle bien a este tipo de sentimientos. Dime tú qué hago.


P.D: ^_^’


"Si enfocan a un futbolista lo cogen escupiendo, si enfocan a un chirigotero lo cogen mascando letra."


3 comentarios:

  1. El condensado te sienta divinamente.

    Po pa no saberle escribir, no vea'ompare.

    ResponderEliminar